Marian

Benito

Directora General

Hemos comenzado un nuevo curso y queremos daros las gracias por confiar en nosotros la educación de vuestros hijos. Educar es una tarea difícil pero apasionante y la llevaremos a cabo mucho mejor si esta misión se hace de manera conjunta entre familia y escuela.
El lema Mi corazón está hecho para amar va a ir marcando nuestros pasos durante este curso. Con ello pretendemos que Jesús transforme nuestro corazón de piedra (indiferencia, insensibilidad, apatía, egoísmo…) en un corazón de carne, capaz de alumbrar la vida de los que están a nuestro alrededor, regalando cariño y esperanza; tratando de desprendernos de nosotros mismo y dándonos a los demás.
Siguiendo las huellas de nuestro fundador D. José Hidalgo, queremos crear un estilo familiar y cercano, buscando alcanzar el desarrollo más completo de la persona humana; sacar de sí mismo lo mejor y por ello sentirse feliz.
Contamos con todos vosotros para ir creciendo cada día ya que juntos haremos mejor el camino.

D. José Hidalgo Marcos

Don José Hidalgo Marcos, nace en Jerez de los Caballeros el día 16 de enero de 1908. Tras su infancia en Higuera de Vargas y parte de su juventud en el seminario pacense de San Atón, es ordenado sacerdote en 1933 y destinado a Olivenza. Desde su llegada, trabaja incansablemente para mejorar las condiciones de vida de los vecinos de la Barriada del Sagrado Corazón, en especial, de los niños. Encuentra la herramienta adecuada en la educación y, sin apenas medios materiales o económicos crea, en 1943, las Escuelas Parroquiales que, con el paso de los años, se convertirán en centro y motor del barrio.
Destaca también su ingente labor social, que comienza en los años de posguerra. La huella de nuestro fundador no solo ha quedado marcada en el recuerdo de los niños y niñas que compartieron sus aulas sino que sigue indeleble en el corazón de muchas personas de la barriada a la hora de relacionarse y de reivindicar con orgullo su procedencia. Una huella que fraguó y endureció el vínculo escuela-barrio perfeccionando una maquinaria que ha resultado inquebrantable al paso del tiempo.

Oferta educativa

Las Escuelas Parroquiales del “Sagrado Corazón” de Olivenza es un centro escolar concertado de ideario católico. Lo fundó el sacerdote Don José Hidalgo Marcos para formar a las nuevas generaciones en los grandes valores que dimanan del Evangelio y en las ciencias humanas con el fin de hacer personas que puedan construir una sociedad mejor para todos. Ese mismo espíritu nos sigue animando a los que trabajamos en este precioso proyecto de ayudar a los niños, adolescentes y jóvenes a ser personas con una formación de calidad y un interior dispuesto a dedicarse a servir a los hombres con el fin de construir una sociedad en la que todas las personas puedan vivir con dignidad, libertad y paz, como Jesucristo nos enseña en el Evangelio.

Testimonios

La casa de todos

Las Escuelas Parroquiales del Sagrado Corazón de Olivenza fueron fundadas en octubre de 1943 por el sacerdote don José Hidalgo Marcos. De origen humilde, los primeros años se dedican prácticamente a satisfacer las necesidades más básicas de niños y mayores. Ya en los años cincuenta y, sobre todo en los sesenta, las Escuelas experimentarán una increíble expansión que terminará por transformar por completo a la juventud de la barriada. Además de los beneficios obvios de la educación, las Escuelas Parroquiales proporcionaron oportunidades de ocio y trabajo, creando un verdadero entramado social y cultural que marcaría a varias generaciones.

Visita nuestras instalaciones

Amplios espacios donde aprender , jugar, divertirse…..